CRAYONS, CRAYONS, CRAYONS!

9 agosto, 2016
by rebeca.soignie

Qué os puedo decir… descubrí el primer libro de los Crayons gracias a una amiga que supo ver que me enamoraría desesperadamente de la historia. Tardaron unos dos años en traducirlo y comercializarlo en España, y a pesar de ello, lleva siendo mi compañero en campamentos, cursos de monitor/a de ocio y tiempo libre, cursos de narración oral y mi casa, por supuesto! “El día que los Crayones renunciaron” mezcla geniales ocurrencias con unos dibujos divertidísimos y la personalidad arrolladora de sus protagonistas. No conozco a nadie que lo haya visto y no se haya quedado prendado, peques incluidos.

Cuando Duncan abre su estuche, se encuentra un montón de cartas de sus colores: el Crayon Negro está cansado de pintar líneas y que nunca se coloree con él; el Morado, de que siempre se pinte por fuera de la línea; el Rojo, exhausto de colorear en Navidad, San Valentín y todas las fiestas; el Naranja y el Amarillo se disputan el color del sol, y así un largo etcétera de disconformidades.

El verano ha traído la segunda entrega (de mano de la misma amiga (ayyyy, cómo sabe!!!), “The Day the Crayons came home”, otra entrega con la misma perspicacia y genialidad. Esta vez nos encontramos con colores que han ido quedado perdidos en el sofá, el sótano, una piscina de hotel (pobre Rojo Neón!!) y que buscan la manera de volver a casa pidiendo ayuda a Duncan a través de postales.

No tenemos ninguno de estos libros en castellano, y en parte ahí reside la magia de jugar con ellos. El primero lo trabajamos haciendo nosotras mismas las cartas, en los colores de la historia, de manera que los peques pudieran leerlas. Con el segundo hemos preparado también las postales. Si podéis hacer las traducciones, o alguien os las puede hacer, o incluso os apetece trabajarlo con vuestros/as hijos/as, os lo recomendamos. Les encanta manejar el papel, doblarlo, guardarlo, hacer, en cierto modo, que el cuento cobre más vida.

Y hoy hemos dado un paso más, hemos trabajado la estructura del cuento, y aprovechando que estábamos en la semana pirata del campamento, nos hemos inventado otra versión. Os lo contamos para que lo copiéis, lo adaptéis y sigáis jugando con el recurso todo lo que podáis, porque sabemos con seguridad que da para esto y mucho más. Se trata de una historia totalmente consensuada en grupo. Cada peque eligió un color y se inventó la carta del Crayon correspondiente, ahí os lo dejo, para que disfrutéis tanto como he hecho yo esta mañana.

Un día cuando Duncan fue a coger sus crayones, se encontró un cofre pirata con un montón de cartas pidiendo el rescate de sus colores…

 

Querido Duncan,

Mientras me daba mi baño semanal, unos piratas horribles me cogieron y me llevaron con ellos a su barco.

Llevo una semana pintando banderas piratas y me quedan 3cm de vida, necesito que vengas muy pero que muy rápido a buscarme.


Querido Duncan,

Me han secuestrado los piratas mientras estaba bajando del barco de mis vacaciones de crucero.

Me han cogido con un cangrejo con control remoto, me han encerrado en una jaula con barrotes, no te preocupes por mi, volveré a casa dibujando un lanzallamas para fundir los barrotes y dinamita para explotar la puerta y el barco pirata. Volveré a casa dibujando un salvavidas.

Tu querido crayon, El Rojo.


Querido Duncan, soy el crayon turquesa.

Los piratas me usan para pintar pìscinas en su barco y vivo en un acuario con muchos animales que me quieren comer.

Estoy muuuuuuuy cansado de pintar piscinas, sálvame por favor, Duncan!!!

Tu amigo del mar, Turquesa.


Querido Duncan, soy el crayon Rojo Neón.

Te escribo para que vengas a ayudarme porque los piratas me raptaron mientras estaba conociendo el mundo. Me han encerrado rodeado de bestias, necesito que vengas a ayudarme, por favor.

Tu querido crayon Rojo Neón


Querido Duncan, te llamo desde el barco de los piratas.

Ya estoy harto de pintar tanto oro falso!!! Cada día me están tajando y me estoy quedando más pequeño de lo normal. Tu amigo amarillo, por favor, SÁLVAME!!!


Querido Duncan, en una noche que estaba durmiendo tranquilamente, unos piratas me secuestraron para hacer barriles para guardar su vino. Ya estoy harto de que se me claven astillas de madera en el cuerpo. Intenté escapar pero como hay tantos piratas, no pude, por favor ven a rescatarme.

Tu mejor amigo, el Crayon Marrón, que siempre se mete en marrones 🙁


Hola Duncan, soy el Crayon fluorescente, los piratas me han raptado en el mar porque pensaron que era un tesoro (aunque para mí lo soy). Cuando me cogieron vieron que brillaba en la oscuridad y me metieron con mis otros amigos crayons.

Ven a por nosotros, por favooooooooooooorr


Cuando Duncan fue a coger los crayones, se los encontró muy tristes y se le ocurrió una idea bastante buena con la que todos se pusieron alegres. Si todo salía bien, podrían acabar con esta guerra para siempre. La idea era unir las fuerzas de los Crayons para luchar contra los piratas del barco. Entonces, sigilosamente, abrió la puerta, eliminó al primer pirata y los Crayons salieron a luchar venciendo a los piratas. Con el salvavidas del Crayon Rojo, todos volvieron a casa sanos y salvos.

 

Leave a Comment