Experiencias: MedUni

21 agosto, 2017
by rebeca.soignie

Después de un tiempo de silencio, os vengo a contar una de las experiencias más increíbles que he vivido a nivel personal y profesional. Del 3 al 8 de julio tuve la posibilidad de trabajar en la 5ª Universidad  Mediterránea de Juventud y Ciudadanía Global (MedUni), cuya temática era “Desarrollando Identidades Globales”. Esta actividad está organizada por el Centro Norte-Sur del Consejo de Europa en colaboración con varios socios como el Foro Europeo de la Juventud, el Consejo de la Juventud de Italia, el Consejo de la Juventud de Cataluña, el Observatorio de la Juventud de Túnez o el movimiento No Hate Speech.

Durante la semana de la MedUni, varios encuentros y seminarios se llevan a cabo gracias a la colaboración de diferentes equipos pedagógicos. Este año los encuentros fueron: No Hate Makers (Actuando contra el discurso de odio a través de argumentos y narrativas alternativas en EuroMed), Formación en Educación Global para jóvenes multiplicadores/as, Participación Democrática en Procesos Estructurados, Juventud Mediterránea Unida!, encuentro de agentes de juventud,  Juventud con los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Quizás te preguntes… “bueno, bueno, todo muy bien, pero tú, ¿qué hacías?”

Pues, te cuento… todos esos cursos, suman un total de 140 personas, que sigue unos horarios, unas dinámicas de trabajo y le dan mucho a la cabeza durante todo el día. Para conseguir que la gente conecte y que puedan conocer a los demás equipos, hay lo que se llama el “Joint Team”, encargado de las actividades comunes. Ahí estuve 😉

19756470_1465178156858514_4335067866356762016_n

Te puedes imaginar, que hacer actividades para 140 personas es ya un reto de por sí, pero eso aumenta si tienes en cuenta que las personas que participaban eran mayoritariamente del sur del Mediterráneo. El choque cultural toma forma, como te podrás imaginar.

¿Qué es lo que he aprendido? muchísimo.

Una de las tareas que teníamos era organizar unas ponencias, para las que al principio se nos ofrecieron muchos perfiles profesionales, de gente que está cambiando poco a poco sus entornos en Egipto, Siria o Líbano. Por cosas del destino, finalmente tuvimos que contar con la experiencia de nuestros/as participantes, y eso, ha sido uno de los mayores descubrimientos. La sesión de charlas se convirtió en un momento íntimo en el que las personas abrieron sus experiencias vitales y en el que nos dimos cuenta de que tenemos que luchar por las causas en las que creemos, como colectividad, olvidando las procedencias.

19732045_1467513126625017_4132724952131405798_n

Porque Cerdar no puede volver a su casa en Crimea debido a la ocupación, y dedica su tiempo libre a hacer voluntariado en la zona de guerra entre Ucrania y Rusia; Djabi se encontró con que un día cerraron su universidad y le pusieron un Kalasnikov en las manos y le dijeron  que había empezado la guerra. ¿Qué haríais? – nos preguntó – yo salí corriendo, y atravesé de Costa de Marfil a Marruecos y hasta España en piragua; Sam, vive en Palestina y habló de la imposibilidad de participar, e incluso de amar; Gabriela y Sabrina plantearon el ser inmigrantes en todas partes y no sentir que perteneces al sitio en el que todo el mundo que cataloga y Amal narró cómo una vez la policía la detuvo en el aeropuerto en Italia y le dijeron que era inconcebible que una mujer “tan tapada” pudiera querer ir de vacaciones a la playa.

A veces, la motivación al cambio ocurre con estas pequeñas cosas, emociones que compartes y que te revuelven más que una noticia en la prensa, momentos compartidos de silencios cómodos en los que el mundo se te revela como algo enorme, con cientos de personas que, como tú, lo quieren cambiar a través de pequeñas acciones.

Leave a Comment